Proceso Constituyente

Chile ha iniciado un proceso constituyente para contar con una Constitución nacida en democracia. Para ello ha convocado a todas las ciudadanas y todos los ciudadanos chilenos a participar de este proceso.

Para los Pueblos Indígenas se ha generado un mecanismo particular y especial que cumpla además con las obligaciones contraídas por el Estado de Chile con la ratificación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo. Al respecto, éste establece que los gobiernos deberán asumir la responsabilidad de desarrollar una acción coordinada y sistemática con miras a proteger los derechos de los pueblos indígenas y asegurar que existen instituciones y mecanismos apropiados para la implementación de dichos derechos y su ejercicio.

Para la Presidenta Michelle Bachelet y su Gobierno es imprescindible tomar en cuenta la visión de los Pueblos Indígenas respecto a la Constitución. En este proceso se asume el compromiso de debatir y recibir propuestas sobre un nuevo modo de relacionarnos como sociedad, en la que la diversidad de sus habitantes e identidades culturales, visiones y cosmovisiones son un elemento central para una Constitución propia de nuestra democracia.

Tenemos el compromiso de gobierno de garantizar la participación plena de los Pueblos Indígenas en todo el proceso de debate y decisión sobre la Constitución, teniendo presente la idea de un Estado pluricultural que garantice sus derechos colectivos.

El Convenio 169 de la OIT establece que los gobiernos deberán asumir la responsabilidad de desarrollar una acción coordinada y sistemática con miras a proteger los derechos de los pueblos indígenas y asegurar que existen instituciones y mecanismos apropiados.

Es recomendable tener en consideración ciertas normas establecidas en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, así como los informes del ex Relator Especial de Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas, Sr. James Anaya. Finalmente , considerar la reciente aprobación de la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas que reconoce la organización colectiva y el carácter pluricultural y multilingue de los pueblos originarios, la auto-identificación de las personas que se consideran indígenas y la necesidad de avanzar en la promoción y protección efectiva de los derechos de los pueblos indígenas de las Américas como una prioridad.