Ir a la página Principal
Buscador que permite acceder a todo el material disponible en  MEMORIA CHILENA Indice de sitios publicados en MEMORIA CHILENA y buscador según opciones específicas de temas, territorio y cronología.  Selección de los acontecimientos más relevantes de la historia de Chile desde el año 11.000 a.C. hasta nuestros días. Navegue a través de grupos escogidos de sitios temáticos relacionados y colecciones de la Biblioteca Nacional. Archivo de artículos periodísticos publicados por la prensa nacional en los últimos treinta años.
 
 
El tiempo agranda a los hombres y las situaciones

“Cuando se llega a los 70 con el corazón todavía caliente, una pasión inextinguible por la justicia en este mundo y amor por la literatura o el arte, ¿qué puede uno hacer? Seguir, desde luego, no detenerse, luchar, soñar, escribir”. Con estas palabras Luis Enrique Délano definió su motivación vital y literaria en la páginas de la revista Araucaria, en 1978. Fue un escritor fecundo que exploró distintos géneros literarios como novela, poesía, cuento, ensayo y crónicas periodísticas.

Su primer libro de poemas fue El pescador de estrellas, publicado junto al poeta Alejandro Gutiérrez, en 1926. En esa misma época, comenzó su labor como periodista en el diario El Mercurio, que continuó posteriormente como corresponsal en el extranjero, entre 1934 y 1937.

En un comienzo, sus obras tendían a ir de lo real a lo fantástico, superando el costumbrismo e inspirándose en mitos y realidades lejanas. Esta tendencia, compartida por autores como Salvador Reyes y Augusto D'Halmar entre otros, fue llamada por Hernán Díaz Arrieta como imaginismo.

Su primera obra fue Rumbo hacia ninguna parte (1927), que no pasó desapercibida para la crítica nacional. Pero sin lugar a dudas la obra más relevante de este período fue La niña de la prisión y otros cuentos, publicada en 1928 con prólogo de Salvador Reyes. Este volumen de cuentos generó una importante respuesta de los críticos, que vieron en ella nuevas formulaciones estéticas para la literatura nacional. Este relato refleja, en toda su dimensión, el espíritu del autor y evidencia su distanciamiento de la estética criollista. En palabras de Délano: “La literatura chilena estaba atiborrada de un criollismo empalagoso y pesado (...) Mucho huaso y poca imaginación”.

Sin embargo, el contexto social que observó el autor marcó profundamente su creación literaria. Su obra dio un vuelco desde la actitud “imaginista”, hacia la problemática social, como en Puerto de fuego (1956), en la que el mundo narrado refleja directamente la realidad. Los temas centrales de esta novela son la injusticia, el amor y la lucha por la organización de sindicatos como la única forma de enfrentar los abusos de la clase empresarial. Este momento en la escritura del autor, fue el antecedente para su producción posterior, en la que el tema político, como activo militante del Partido Comunista, pasó a ocupar el primer plano. En esta nueva óptica publicó La base, en 1958; que describe los trágicos sucesos del 2 de abril de 1957, en los que la represión ejercida motivó la presencia de una agresiva poblada que desencadenó hechos de violencia en Santiago. Por otra parte, su aporte a la literatura nacional también se manifestó en la compilación de diversas antologías de escritores nacionales y un número importante de traducciones de autores extranjeros.

Paralelamente a la publicación de sus obras, Luis Enrique Délano cultivó la pintura y desarrolló una intensa labor periodística en revistas y diarios como El Mercurio, Zig-Zag, En viaje. Incluso fue director de las revistas Ecran (1937-1939), Qué hubo (1939-1940) y Vistazo (1952); y fue miembro del comité editorial de la revista Letras, publicación del grupo imaginista. Su destacada trayectoria en este ámbito, se vio coronada en 1970, cuando obtuvo el Premio Nacional de Periodismo, categoría redacción.

Destacado personaje público, desempeñó cargos diplomáticos como cónsul de Chile en México, entre 1940 y 1946, y en Nueva York, entre 1946 y 1949; y como embajador en Suecia y otros países escadinavos entre 1970 y 1973.

Después de una vida intensa y aventurera, exiliado en dos oportunidades, Luis Enrique Délano falleció en 1985, un año después de ser autorizado para regresar a Chile.

Su obra Aprendíz de escritor, que a través de recuerdos cuenta el mundo que conoció el autor entre los 17 y 27 años, fue editada póstumamente.