Ir a la página Principal
Buscador que permite acceder a todo el material disponible en  MEMORIA CHILENA Indice de sitios publicados en MEMORIA CHILENA y buscador según opciones específicas de temas, territorio y cronología.  Selección de los acontecimientos más relevantes de la historia de Chile desde el año 11.000 a.C. hasta nuestros días. Navegue a través de grupos escogidos de sitios temáticos relacionados y colecciones de la Biblioteca Nacional. Archivo de artículos periodísticos publicados por la prensa nacional en los últimos treinta años.
 
 
La poesía comienza a hablar desde Hispanoamérica

En 1888, Rubén Darío publicó el artículo “La literatura centroamericana” en la Revista de Artes y Letras y fue esta la primera vez que empleó el término modernista, haciendo alusión a un supuesto espíritu nuevo característico en la obra de un grupo de escritores y poetas hispanoamericanos. Ese mismo año, publicó Azul, hito que la crítica instituiría como fecha de inicio del modernismo en Chile. Once años más tarde, publicó la crónica “El Modernismo”, refiriéndose esta vez al movimiento literario nacido en Hispanoamérica, caracterizado por “la expresión individual, la libertad y el anarquismo en el arte”.

El Modernismo, propuesta estético ideológica, ligada a la masificación de los ideales capitalistas, surgió a fines del siglo XIX, entre los años 1890 y 1910 y sustentó una cosmovisión que tuvo como ejes la conciencia del desajuste y desencanto ante una realidad degradada. De este modo la belleza pasó a ser el fin último del arte, dicho de otro modo, el Modernismo pasó a convertirse en rechazo y denuncia de la realidad social. En consideración de lo anterior el canto de los poetas modernistas pasó a constituirse en la primera expresión de autonomía literaria de los países hispanoamericanos y fue Darío, con su obra excepcional, quien lo consolidó como movimiento continental. Los fundamentos del modernismo nacieron de la decadencia y el refinamiento poético del Simbolismo y el Parnasianismo francés, sumados a los ideales de la cultura de un nuevo mundo.

Según Cedomil Goic y su criterio histórico generacional, la llamada generación modernista correspondió a la de los escritores nacidos entre 1860 y 1874 y su período de gestación comprendió los años 1889 y 1904, en tanto que, su vigencia se inició en 1905 y se prologó hasta 1919.

Arturo Torres Rioseco, en tanto, propone la existencia de dos fases modernistas. Una primera fase correspondería a un movimiento de evasión, caracterizada por la recurrencia de temas exóticos e imaginarios. Sobre ésta, Max Henríquez Ureña señala que se trató de un culto preciosista que propició un estilo refinado, en alguna medida artificioso. En términos generales se trató de la masificación de los temas provenientes de civilizaciones exóticas y de épocas pretéritas. Luego comenzó la fase Mundonovista. En ella se apostó por una vuelta a la tierra, a la historia, al paisaje y a las gentes propias de Hispanoamérica. El ansia que impulsó esta fase era la de encontrar una expresión artística cuyo sentido fuera indiscutiblemente americano.

El Modernismo chileno, si bien es cierto que ha sido considerado como de menor envergadura en relación a los alcances que tuvo la generación Mundonovista, contó con numerosos representantes. Cabe destacar también, el escenario abierto por varias publicaciones nacionales para la difusión de la poesía modernista chilena.