Ir a la página Principal
Buscador que permite acceder a todo el material disponible en  MEMORIA CHILENA Indice de sitios publicados en MEMORIA CHILENA y buscador según opciones específicas de temas, territorio y cronología.  Selección de los acontecimientos más relevantes de la historia de Chile desde el año 11.000 a.C. hasta nuestros días. Navegue a través de grupos escogidos de sitios temáticos relacionados y colecciones de la Biblioteca Nacional. Archivo de artículos periodísticos publicados por la prensa nacional en los últimos treinta años.
 

  Santiago

24 de agosto de 1822

“Después de tomar algún descanso y vestirme me llamaron a comer; allí encontré toda la familia reunida y algunos otros caballeros que habían sido invitados para que me conocieran e hicieran honor a la fiesta de recepción. La comida fue más copiosa de lo que en nuestros hábitos permitiría el buen gusto; pero todos los manjares estaban bien preparados, aunque demasiado cargados de ajos y aceite. Sirvióse el pescado entre los últimos platos.
Todos los guisos fueron servidos en la misma mesa, y era difícil resistir a las apremiantes y repetidas invitaciones a comer de cuanto había. Se considera como una muestra de la más delicada atención sacarle a alguien una porción de su plato y ponerla en el de su amigo, y a nadie se le hace escrúpulo servirle a uno con el cuchillo o cuchara con que ha estado comiendo, o tomar algo directamente de la fuente sin intervención de platos. Entre los servicios ofrecíase pan, mantequillas y aceitunas.
A juzgar por lo que hoy he visto, podría decir que los chilenos comen mucho, especialmente dulces, pero son muy parcos en la bebida.
Después de la comida tomamos café, y, habiéndose ya hecho tarde, todo pasó más o menos como en una casa inglesa, salvo que la mayor parte de la familia se retiró a practicar sus devociones. En la noche llegaron algunos amigos y parientes de la familia, y los jóvenes de ambos sexos se entretuvieron en danzar.
Las personas mayores conversaban alrededor de un brasero, resguardadas por una gruesa cobertura, dispuesta de tal modo que a la vez que conducía el calor a las rodillas impedía que subieran hasta la cabeza los nocivos gases del carbón.
Hace muy poco tiempo que las damas chilenas han aprendido a sentarse en sillas, en vez de hacerlo sobre el estrado. Ahora, en lugar del estrado, hay generalmente largas alfombras a cada lado de la sala y dos filas de sillas, con tan poca distancia entre una y otra fila, que los pies de una persona quedan en contacto con los de la que está sentada frente a ella.
Los más graves y de más edad se sientan con las espaldas hacia la muralla, y frente a ellos las niñas; los jóvenes se colocan detrás de éstas, y la conversación, general o particular, se hace sin ceremoniosa afectación y media voz.
Cuando hay un número suficiente de personas comienza el baile, con un minué, que poco se parece, en verdad, al grave y mejestuoso minué que hemos visto en Europa. Grave, es sin duda, pero incorrecto y descuidado; no hay en él elegancia, finura, nada, en una palabra, en que el famoso capitán Nash de Bath pudiera reconocer los famosos movimientos de las danzas que presidió durante tanto tiempo y con tanta maestría.
Después del minué se bailan alemandas, cuadrillas y danzas españolas. Estas últimas son muy graciosas, y tales como las he visto aquí me recuerdan las poéticas danzas que suelen representar la antigua escultura y la pintura moderna; pero en aquellos tiempos el arte coreográfico no establecía tan íntimo contacto entre la juventud, alegría y belleza femeninas y un compañero de baile. Sin embargo, aquí parecen estar habituados a ello, y reconozco que fue una tontería mía el haberme dejado alarmar por semejante espectáculo.
Luego que terminó el baile y se retiraron las visitas, cerróse la puerta de la casa, y la familia pasó al comedor a tomar una cena caliente, que aquí es la comida principal”.

Graham, María. Diario de su residencia en Chile (1822) y de su viaje al Brasil (1823); San Marín, Cochrane, O’Higgins. Madrid: Edit. América, [19--].
Ubicación: Sala Barros Arana III-64A(17)
N° sistema: 80661


Documentos:
Al pie de la Cuesta de Prado, 1822
Lámina jpg, 59KB Abrir Documento Ver Ficha

Calle Santo Domingo, Santiago de Chile, 1822
Lámina jpg, 30KB Abrir Documento Ver Ficha