Ir a la página Principal
Buscador que permite acceder a todo el material disponible en  MEMORIA CHILENA Indice de sitios publicados en MEMORIA CHILENA y buscador según opciones específicas de temas, territorio y cronología.  Selección de los acontecimientos más relevantes de la historia de Chile desde el año 11.000 a.C. hasta nuestros días. Navegue a través de grupos escogidos de sitios temáticos relacionados y colecciones de la Biblioteca Nacional. Archivo de artículos periodísticos publicados por la prensa nacional en los últimos treinta años.
 
 
Agente de la colonización alemana en Chile

En el transcurso de su azarosa vida, Vicente Pérez Rosales fue aventurero, minero, comerciante, hacendado, hombre de Estado, político y diplomático, actividades que le permitieron recorrer casi todo Chile, parte importante de Sudamérica, Estados Unidos y Europa. Nació en 1807 en el seno de una importante familia de Santiago. Su padre falleció prematuramente y su madre volvió a casarse con un acaudalado comerciante de la plaza.

Siendo aún muy niño, las guerras de la Independencia obligaron a la familia a refugiarse en Mendoza, donde Pérez Rosales comenzó sus estudios. En 1821, a poco de regresar a Chile, Vicente fue enviado a Europa a completar su educación. Sin embargo, el capitán de la nave inglesa en que viajaba, lo abandonó en el puerto de Río de Janeiro y sólo con el auxilio de Mary Graham logró retornar al país el año siguiente.

Entre 1825 y 1829, residió en París donde cursó estudios superiores sin destacar por su desempeño. De vuelta en Chile, se dedicó -sin mucho éxito- al comercio, la agricultura y la minería, además de colaborar en algunos periódicos. Atraído por la fiebre del oro, en 1848, partió a California en compañía de sus hermanos y otros jóvenes aristócratas, donde experimentó numerosas aventuras y desgracias conservadas en su Diario de viaje y graficadas en sus caricaturas.

En 1850, otra vez en Chile y aprovechando su inquieto carácter, el presidente Manuel Montt lo nombró agente de colonización de Valdivia y Llanquihue, con la tarea de organizar el asentamiento de los inmigrantes alemanes que llegaban a esas regiones. El éxito de esta misión y la capacidad gestora que Pérez Rosales demostró en el desempeño del cargo, le allegaron el reconocimiento público y la fama a una personalidad que hasta entonces era tenida por extravagante y desorientada.

En 1855, el gobierno premió sus servicios al país designándolo a la cabeza del consulado chileno en Hamburgo. Allí se valió de la experiencia acumulada para reclutar nuevos contingentes de inmigrantes europeos, cuyo interés intentó atraer con la publicación de textos de difusión que daban a conocer las bondades de Chile y de los proyectos de colonización que habían resultado exitosos.

En 1859, apuró su regreso a Chile para ayudar a someter el levantamiento contra el Gobierno de Manuel Montt en la Araucanía y luego para participar en la planificación de la ocupación definitiva de ese territorio. Más tarde, se incorporó a la vida política bajo los postulados del Partido Nacional, entidad que representó como diputado por Chillán entre 1861 y 1864 y como senador por Llanquihue en el período de 1876 a 1881.

Vicente Pérez Rosales falleció el 6 de septiembre de 1886, por consecuencia de las secuelas que le dejó un derrame cerebral sufrido el año anterior.

En 1882 el diario La Época publicó de manera póstuma los apuntes que Vicente Pérez Rosales escribió durante toda su vida. En 1886 se publicó Recuerdos del Pasado, obra que permanece en los anales de la literatura chilena y permite que la fama de Vicente Pérez Rosales permanezca hasta el presente transformada en un mito.